30 oct. 2011

Hábitos

Muchas veces los hábitos representan montañas imposibles de mover...

Es simpático decir esto siendo que, por lo general, no soy una persona que cree en imposibles. En realidad lo que me mueve a escribir es la posibilidad que veo -aunque lejana- de mover esas montañas. Entonces, mejor digo: Muchas veces los hábitos representan montañas CASI imposibles de mover...

Estamos acostumbrados a hacer inconscientemente muchas cosas, a pesar de toda la conciencia que podamos tener sobre lo mal que nos hace seguir haciéndolo. Así, muchos sabemos que comer productos llenos de conservantes colorantes, aditivos, etc., nos hace muy mal, sin embargo, el placer de sentir el gusto de algo a lo que nos acostumbramos y el hábito de prestar más atención a ese placer momentáneo antes que tener en cuanta el placer de la salud a largo plazo, no mueven a seguir comprando estos productos para consumirlos y, peor aún, para el consumo de nuestros niños, acostumbrándolos así a tener los mismos hábitos que nosotros.

De esta manera sucede en demasiadas áreas particulares de la vida humana social y personal, tantas que con sólo mencionarlas podríamos hacer una enciclopedia de hábitos humanos inútiles. Enciclopedia que sería tan cómica como trágica.

Las razones para que estos hábitos se integren tan bien a nuestra personalidad son, así mismo, muy variadas y van desde la estructura celular, química... -biológica- del ser humano - no muy diferente de la de otros seres vivos - hasta la estructura social mundial que incentiva la creación de hábitos inconscientes propiciando el automatismo y desfavoreciendo el autocontrol que nace del autoconocimiento.

Me encantaría profundizar en detalle cada uno de estos factores y analizarlos detenidamente. Eso haría que esta lectura sea más interesante, reveladora, científica y menos "moralista". Pero en este momento no me siento con el intelecto y las ganas suficientes como para hacerlo, aunque ya me veo haciéndolo próximamente.

Siguiendo con el "moralismo", digo que habría que emprender una lucha contra estos hábitos inútiles, una lucha que empieza con la observación de los mismos y la toma de conciencia de sus consecuencias.

Dicho esto, manifiesto la intención de este texto: busca llamar la atención hacia los hábitos, todos los pequeños hábitos cotidianos. Observarlos, y comenzar a tomar conciencia de ellos... Para poder cambiarlos. Aquí hablo a toda persona que llegue a leer esto... sí vos! y vos también... y yo también... :D

Simplemente empecemos a ver cuántas cosas hacemos que son incongruentes con nuestros objetivos - sean cuales sean -. ¿cuántas cosas hacemos sin darnos cuenta de que las hacemos y cuáles son los verdaderos objetivos de estas acciones/reacciones?  movimientos, gestos, reacciones.. muchos dicen frases enteras o incluso largos discursos simplementes movidos por caminos neuronales pre-formados inconscientemente.

Vamos a jugar a observarnos por un tiempo... muchas veces nos puede llevar a la risa, al vernos actuar de maneras tan cómicas... otras veces también podemos querer llorar... y está bien, podemos llorar, esto significa que tomamos conciencia y a partir de la misma es que podemos empezar a cambiar.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hmmm... Écrits simples mais au moins très clairs, révélants au mieux tes pensées, le lecteur comprend ainsi le message sans en déformer l'esprit. Pas besoin d'interpretations tordues...
"Habitudes, nous ne te laisserons pas avoir par ton désir de nous figer dans le temps, de t'accaparer nos âmes pour en faire des zombies car nous désirons profondement grandir toujours plus, observer ce que nous sommes vraiment, d'où nous venons et où nous souhaitons désormais nous rendre. Lorsque nous aurons enfin Réaliser que nous sommes notre propre maître, alors nous connaitrons la Liberté transcendante."
Continues de nous transmettre ces pensées pleines de sagesse, qui réaniment l'esprit qui est en chacun de nous.
Pleins d'Amour je t'envoie en retour,

M@t

.::Acid Yazz::. dijo...

xD