10 mar. 2010

Psiquiatría y personalidades estandarizadas

En el proceso de la prohibición de las emociones, la psiquiatría moderna desempeña un carácter ambiguo. Por un lado, su representante más significativo, Freud, quebró la ficción que atribuía un carácter racional deliberado al espíritu humano, abriendo un camino que nos proporcionó una visión del abismo de las humanas pasiones. Por otro lado, la psiquiatría, enriquecida por estos mismos descubrimientos de Freud, se ha vuelto un instrumento de aquellas tendencias predominantes en la manipulación de la personalidad humana, que ya hemos señalado. Muchos psiquiatras, incluso psicoanalistas, han dibujado un cuadro de la personalidad "normal", que no es nunca demasiado triste, demasiado airada o demasiado excitada. Emplean palabras como "infantil" o "neurótico" para denunciar aquellos rasgos o tipos de personalidad que no son conformes al modelo convencional del individuo "normal". Este tipo de influencias es, en cierto sentido, más peligroso aún quue las formas antiguas y por cierto más francas de llamar las cosas. Entonces el individuo sabía al menos que había alguna persona o doctrina que lo criticaba y estaba así en condiciones de defenderse, ¿pero quién puede hacerlo ahora contra la "ciencia"?

Cit. Erich Fromm. El Miedo a la Libertad. pag. 237. ed. Paidós. Año 2005.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que el problema radica en la intimidación que esta pseudociencia provoca en la gente, en realidad, el psicoanálisis está lejos de ser una ciencia. Es imposible probar su eficacia ni medir sus diagnósticos.

.::Acid Yazz::. dijo...

Y qué tiene eso que ver??? jajaja!

Además, tu mensaje es un poco desactualizado... el psicoanálisis ya tiene algunas pruebas neurológicas inclusive.

Depende de dónde buscas información... si buscás personas que quieren contradecir al psicoanálisis, eso vas a encontrar... pero hay muchos científicos que lo aprueban "científicamente".

Porque la ciencia ya está cambiando y sus formas de comprobación ya no son más tan rígidas como solían ser.

Con el descubrimiento de que no todo es tan mesurable, el positivismo estricto está siendo derrocado para que se instale algo más real. Una demostración basada más en lo cualitativo que lo cuantitativo...

Yo no soy psicoanalista, estoy lejos de tener a Freud como un Dios (como es el caso de muchas personas), pero puedo admitir que sus descubrimientos fueron en gran parte acertados, como puedo decir también que en otras partes el vuelo dió unos giros que no considero acertados.