7 mar. 2010

.

No me pregunten por qué glorifico la contemplación de cosas que en apariencia son tan insignificantes...

Observar detalles del color verde en las hojas de un arbol iluminado por destellos de luz amarilla. Escuchar una combinación de notas musicales, con un ritmo, una melodía, armonía que penetra en mi haciéndome lagrimear con su belleza.

No me pregunten ¿Dónde está el misterio? ¿Qué es lo que veo? ¿Hay un mensaje divino?

Yo no veo el misterio, no lo encuentro.
Mi emoción está en eso que ES y no sé qué habrá más allá.
Eso es lo hermoso. La sencillez de que eso esté ahi, siendo hermoso en ese instante, siendo vida, siendo el universo en un segundo de existencia...

y un segundo de contemplación de esa existencia.